(34) 91 522 12 62 (Ext. 2) info@culturviajes.org

Entrar

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá realizar seguimiento del estado de sus pagos, realizar seguimiento de la confirmación y también puede valorar los destinos que ha visitado.
Nombre de usuario*
Contraseña *
Confirme la contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta significa que estás de acuerdo con nuestros Términos de servicio y la Política de Privacidad.

Ya está registrado?

Entrar
(34) 91 522 12 62 (Ext. 2) info@culturviajes.org

Entrar

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá realizar seguimiento del estado de sus pagos, realizar seguimiento de la confirmación y también puede valorar los destinos que ha visitado.
Nombre de usuario*
Contraseña *
Confirme la contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta significa que estás de acuerdo con nuestros Términos de servicio y la Política de Privacidad.

Ya está registrado?

Entrar

«El Duero corre, terso y mudo, mansamente», escribía Antonio Machado hace más de un siglo en uno de sus poemas dedicados a este río «de oro», que nace en los Picos de Urbión, en Soria, y cruza decidido la Península Ibérica hasta desembocar en Oporto. Ahí, en el Faro de Felgueiras, es donde el Duero se encuentra con el océano, en un espectáculo que culmina un recorrido de 897 kilómetros.

Desde tiempos remotos, mucho antes de que el poeta del 98 le dedicase sus versos, este río ha sido inspiración de escritores y artistas, que se han prendado de sus bravos paisajes fluviales, con sus extensos cañones y un rico patrimonio que tampoco dejará indiferente a ningún viajero que se acerque a ellos. Para la Fundación Santa María la Real, como a cualquier otra entidad que tenga sus raíces en Castilla y León, el Duero forma parte de su memoria colectiva, y por ello siempre ha estado presente en muchos de nuestros cursos, publicaciones y viajes culturales. Para una entidad que busca hacer del patrimonio un motor de desarrollo, un bien patrimonial como el Duero -en este caso paisajístico- no puede pasar indiferente. Con ese objetivo, participamos en proyectos europeos como Flumen Durius y Discover Duero Douro, que buscan potenciar la zona, promocionar su patrimonio y convertirla en un destino turístico sostenible.

Precisamente este último aspecto, el turístico, ha sido el eje central de otro de los grandes proyectos europeos en los que ha participado la Fundación el año pasado, en este caso, a través de nuestra agencia de viajes culturales Cultur Viajes. Hablamos de Wine & Senses, una iniciativa que dio como resultado la creación de cinco rutas turísticas por regiones vitivinícolas europeas de primer orden y entre las que, como no podía ser de otra manera, hay dos relacionadas con el río Duero, a su paso por España y Portugal. Estas dos rutas, que comercializa a partir de este año Cultur Viajes, nos ofrecen dos experiencias viajeras de una semana, cada una, en las que poder disfrutar de viñedos, vinos, bodegas y de una cocina arraigada en la tierra; pero también de una zona salpicada de recuerdos de una historia extensa e intensa, historias fronterizas de épocas oscuras y belicosas, y otras de épocas doradas en las que las únicas fronteras eran las de tierras distantes aún por explorar.

En la ruta española estos testimonios se encuentran, por ejemplo, en ciudades centenarias de la región, como Zamora, Toro, Tordesillas o Peñafiel; en sus antiguos monasterios, como Valbuena y Retuerta y, por supuesto, en sus vinos, tan poderosos y dignos como la tierra misma. Para poder disfrutar de estos caldos, con denominaciones de origen de tanta solera como Aranda del Duero, Rueda o Toro, este itinerario por el Duero español cuenta con visitas a museos del vino, catas en bodegas y experiencias sensoriales, como un circuito termal, que redondearán el viaje en su conjunto.

Por su parte, la ruta portuguesa nos muestra una visión distinta del río, ahora ‘Douro’, que adquiere la delicada sensibilidad lusa. El aire se vuelve más cálido, el curso del río más ventoso y los viñedos, que se extienden en todas direcciones, aún reflejan el espíritu de heroísmo de la tierra, que se encuentra no solo en la memoria de guerras y batallas, que también; sino particularmente en los viñedos bien cuidados y laboriosos, en esas terrazas -llamadas socalcos– que han convertido este paisaje en Patrimonio de la Humanidad. Desde Bragança a Oporto, pasando por Lamego y Vila Real, el río sigue el mismo camino que el vino, desde los rincones más remotos y silenciosos de la región hacia la apertura del Océano Atlántico. Un camino en el que el visitante podrá realizar catas de los mejores caldos de la zona, degustar su cocina popular e incluso observar los viñedos a ambos lados del río, desde la perspectiva única e irrepetible que ofrecen sus embarcaciones tradicionales.

Además, los viajeros experimentarán lo que es alojarse en una Quinta, esas fincas centenarias donde podrán vivir la experiencia de la cosecha, visitar sus bodegas e incluso disfrutar de un picnic rodeado de viñas. El recorrido termina en la ciudad de Oporto, característica por su aire melancólico, paseando por sus calles, entre tranvías y fados.

Este texto aparece en el último número de la revista Patrimonio. Aquí podrás consultar los dos itinerarios por el río Duero. Dos viajes epicúreos, con un plus de calidad, pensados para pasar unas vacaciones exclusivas:  

Duero Portugués. La historia entre viñedos. Del 1 al 7 de octubre. Con Jaime Nuño y María Heredia.

La esencia del Duero. Arte, Gastronomía y Vino. Del 4 al 9 de octubre. Con Maximiliano Barrios y Paula Álvarez-Santullano.

Leave a Reply

¿Tienes alguna duda?

Estamos a tu entera disposición para resolver cualquier duda o consulta que puedas tener. ¡No seas tímido! Contacta con nosotros.

+34 91 522 12 62

info@culturviajes.com

¿Por qué viajar con nosotros?

  • Porque somos expertos en patrimonio.
  • Porque estamos a tu disposición.
  • Porque son destinos pensados para ti.
  • ...Y siempre con la mejor calidad.