(34) 91 522 12 62 info@culturviajes.org

Entrar

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá realizar seguimiento del estado de sus pagos, realizar seguimiento de la confirmación y también puede valorar los destinos que ha visitado.
Nombre de usuario*
Contraseña *
Confirme la contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta significa que estás de acuerdo con nuestros Términos de servicio y la Política de Privacidad.

Ya está registrado?

Entrar
(34) 91 522 12 62 info@culturviajes.org

Entrar

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá realizar seguimiento del estado de sus pagos, realizar seguimiento de la confirmación y también puede valorar los destinos que ha visitado.
Nombre de usuario*
Contraseña *
Confirme la contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta significa que estás de acuerdo con nuestros Términos de servicio y la Política de Privacidad.

Ya está registrado?

Entrar

Viajamos de París a Nueva York a través de los besos

Nuestra compañera Cristina Párbole no solo es un apasionada del románico, como ha demostrado en múltiples ocasiones, sino que también lo es de la historia, “la historia que hay detrás de las cosas”. Por eso, desde el pasado mes de mayo, en plena ‘desescalada’, decidió abrir una cuenta de Instagram (@historias_detrasde) y compartir con todo el mundo algunas curiosidades que “se esconden detrás de las palabras, las pinturas, las esculturas y las personas”. En esta entrada nos lleva de viaje de París a Nueva York, del Louvre al MoMA, a través de la historia de dos besos muy conocidos ¿queréis saber cuáles? ¡Seguid leyendo!

Historias detrás de una escultura…

Con un beso Eros limpió el sueño de los ojos de su amada Psique y el escultor Antonio Canova lo plasma a la perfección en mármol. Sin embargo el artista neoclásico prefiero plasmar ese breve instante en el que los labios se aproximan, ese intervalo en el que Eros recoge el cuerpo de su amada, colocando su mano de forma sutil sobre uno de sus pechos y con delicadeza adapta la posición perfecta para fundirse en un beso eterno. La historia de Eros y Psique, es un drama griego con un final feliz, una historia de celos y lucha contra diferentes obstáculos que acaba contra todo pronóstico, con la unión de los amantes.

Como en todas las leyendas, existen muchas versiones del amor entre Eros y Psique pero Canova eligió una en concreto la que plasmó Apuleyo en su obra “Las metaformosis”. Canova sentía admiración por la Antigua Grecia y buscó plasmar la belleza de sus obras en su propia producción. Canova se sumergía en su obra, la trabajaba con esmero y cuidaba hasta el mínimo detalle. Él mismo decía “cuando estoy terminando un trabajo y cuando se ha finalizado, yo siempre lo retomaría de nuevo y también otra vez después si fuera posible”.

Una vez más parece inverosímil que del mármol salga tanta belleza, de forma casi imposible las alas de Eros se encuentran explayadas, dispuestas a proteger a su amada. Imaginaros que no conocéis la historia de Eros y Psique, estoy segura que solo viendo la escultura ya sabríais que entre ellos el amor es una fuerza más humana que divina.

Historia detrás de un beso…

Si hay un beso con el que más nos sentimos identificados en esta situación de pandemia es el que representó René Magritte en su obra “Los amantes”.

Dos personas se besan a través de un paño que cubre sus cabezas, el rostro de los protagonistas queda en el anonimato,. ¿Qué quería indicarnos Magritte? Son tantas las interpretaciones: un amor prohibido, un amor del pasado que duele y que agobia, un amor imposible o una muestra de que, como solemos decir en ocasiones, el “amor es ciego”. De lo que no hay duda es que la pintura provoca en el espectador una cierta sensación de asfixia. Pero mientras nosotros nos devanamos los sesos buscando interpretaciones a su obra, Magritte nos da pistas “es preciso ignorar lo que pinto para asociarlo a un simbolismo pueril o sabio. Por otra parte, lo que yo pinto no implica una supremacía de lo invisible sobre lo visible. Me parece deseable evitar lo posible la confusión en este sentido”. Vamos, que René no estaba muy conforme con que se buscarán interpretaciones a sus obras.

A pesar de esto no podemos evitar preguntarnos, ¿por qué utilizo un paño húmedo el pintor para cubrir la cara de los amantes?. La madre de Magritte se suicidó ahogándose en el rio Samble. La visión del cuerpo de su madre con la cara cubierta por la camisa húmeda que llevaba, quedo grabada para siempre en la memoria del pintor surrealista. El resultado del impacto de la muerte de su progenitora fueron los cuatro cuadros que conforman esta serie de “Los Amantes”. En los cuatro los mismos protagonistas con la cabeza cubierta aunque en posturas diferentes. Otra vez vemos más allá del arte y descubrimos que detrás de cada beso hay una historia…unas veces inspiradora y otras veces trágica.

Leave a Reply

¿Tienes alguna duda?

Estamos a tu entera disposición para resolver cualquier duda o consulta que puedas tener. ¡No seas tímido! Contacta con nosotros.

+34 91 522 12 62

info@culturviajes.com

¿Por qué viajar con nosotros?

  • Porque somos expertos en patrimonio.
  • Porque estamos a tu disposición.
  • Porque son destinos pensados para ti.
  • ...Y siempre con la mejor calidad.